Jesús Moncho Pascual

GUERRA AL FEMINISMO

  “El Ayuntamiento de Madrid elimina la Dirección General de Igualdad en plena ofensiva de Vox contra el feminismo” es el titular de la prensa estatal estos últimos días. U otro más sobre el “proyecto de borrar un mural feminista”, obra esta que retrata mujeres en su lucha por la igualdad, tales como la activista Rosa Parks, la pintora Frida Kahlo, Angela Davis, la escritora Chimamanda Ngozi o la cosmonauta Valentina Tereshkova … ¿Por qué esa enemistad o esa fobia o ese odio? …

   Se ve que aún resuenan en algunas mentes aquellas viejas páginas de la Historia basadas en las diferencias de género, donde se había asignado a la mujer la posición social de reproductora, recluida en el hogar, y subordinada al macho protector; situación que, obviamente, borraba por completo el espacio y la función pública de la mujer.

Claro!, otro tipo de sociedad, donde las relaciones jerárquicas o de superioridad de un género sobre el otro desaparezcan, se ve que pone nerviosos a más de uno. Y postulan en favor de unos valores seculares y una familia tradicional, porque todo lo contrario es un destarifo para estos sectores conservadores de la sociedad o, dicho en otras palabras, es una amenaza a su añorado estatus de superioridad en el reparto de roles. Es así como se llega a levantar la voz contra las feministas, que quieren transformar la realidad; son peligrosas; lo que dicen y hacen es terrible, detestable; borrémoslas …

Bien mirado, es un intento, por parte de estos sectores reaccionarios, de restricción en la extensión de derechos sociales para todos: se está contra el divorcio, contra el aborto, contra la eutanasia, contra el matrimonio homo, contra todo control de la natalidad, contra la ideología de género, contra … Es la conculcación de derechos con el ánimo de no permitir el avance de nuevas fuerzas sociales que siempre se esforzarán para cambiar la sociedad y, en consecuencia, para tumbar barreras. Es querer detener la marcha del mundo.

Y a tal objetivo se disponen estos grupos cavernícolas, esparciendo el odio, perpetrando ataques a todo aquello que represente “género”, enarbolando al unísono la xenofobia (enfrentamiento del obrero débil, el autóctono, contra el más débil todavía , el foráneo)… Se busca la confrontación, la desinformación. Y canalizar la posible frustración que este estado de cosas genera en los débiles para empoderarlos de su propia rabia contra el desarrollo de la democracia y la conquista de derechos y avances, que siempre significarían mayor inversión social en bien de todos, cosa que los reaccionarios no desean ni postulan, y temen igual como el gato al agua templada. Son sus guerritas contra la marcha del mundo.

Jesús Moncho

Publicat el 18 febrer 2021

© Jesús Moncho Pascual. Tots els drets reservats.

Disseny web i allotjament de Clave de Web.

WP SlimStat