Jesús Moncho Pascual

¿Otra mentira?

   La política, como el tango, es cosa de dos. En este caso, es de los políticos y de los ciudadanos electores. Unos construyen (o destruyen) sobre los otros. Y ya llevamos décadas, en el País Valencià, con la misma pareja política, que ahora se ve reforzada desde el centro con los infalibles Rajoy-Montoro-Guindos… Y digo infalibles porque se ha venido predicando “o nosotros o el caos”, por tanto no queda lugar al presunto error: se elige a “ellos”. A ellos, con todas las consecuencias.

   La primera y más grande consecuencia que han traído es haber focalizado la acción en la creencia de que en la liberalización de los mercados (que se autorregulan, dicen) está el crecimiento y la riqueza. Así, la liberalización del suelo y la desregularización bancaria… No es menester que hablemos de las urbanizaciones paralizadas, innecesarias o vacías, de las discusiones entre los directores de la sucursales bancarias y usuarios por hipotecas sobrevaloradas o impagadas, por preferentes o por estafas de fondos mágicos de inversión.

La última consecuencia (o mejor dicho, penúltima) es la difusión urbi et orbi del dogma acerca de la imperiosa necesidad de recortar el gasto público, para afrontar el desaguisado, en vez de la lógica medida de incrementar los ingresos del Estado. No es menester recordar (o sí) que cada una de las medidas de austeridad aplicadas tenía su contrapartida posible en la persecución y afloramiento del fraude fiscal, la economía clandestina y sumergida, los paraísos fiscales… Pero la reducción de las rentas de los ciudadanos asalariados implica, en realidad, la conservación o aumento de las rentas de los detentadores de capital (los famosos “mercados”). Ejemplo, los 45.000 millones de rescate a la banca (responsable de la crisis) pagados por todos, o la presión fiscal a los detentadores de capital que en España es sólo del 20% con respecto a lo que pagan estos mismos en Suecia. Y ¿esto por qué?

Tendrán que responderlo ellos. Tendrán que responderlo ellos si quieren continuar con la misma pareja de baile. Pero, claro, quizá nos respondan con otra mentira más.

 Jesús Moncho

Publicat el 15 gener 2014

© Jesús Moncho Pascual. Tots els drets reservats.

Disseny web i allotjament de Clave de Web.

WP SlimStat